Ejemplares   Suscripción   Educación a distancia   Sobre Revista  Contáctenos

::Revista Bioanalisis::

 

 

 




 

 Novedades  
 
25º Aniversario de ETC internacional
  Ver
 
VALOR DEL SEDIMENTO URINARIO EN EL DIAGNÓSTICO DE MALACOPLAQUIA
  Ver
 
Epidemiología, diagnóstico y tratamiento de la trombosis venosa profunda de las piernas y de la embolia pulmonar
  Ver
 
Descubren una bacteria intestinal que genera fragmentos tóxicos del gluten
  Ver

 ACCESO A USUARIOS

  Usuario
 Contraseña
 Olvidó su contraseña? Haga click aquí
 Aún no es usuario? Suscribase aquí
 Recibe la edición impresa, pero no tiene usuario y contraseña.Haga click aquí

 Ejemplares

Novedades Buscador de Notas Agenda de Curso y Congresos Bioagenda Publique su investigación Escribe el lector

 Suscripción

Edición Impresa Web ( solo fuera de Argentina)

 Educación a distancia

Cursos Centro de encuentro de profesionales
   


 Sobre Revista Bioanálisis

Staff Características de la publicación Distribución de la publicación Espacios Publicitarios Contáctenos


 

2016-06-07
Autor:
Universidad de California-San Francisco

Hacen brotar células sanas entre otras causantes de cirrosis

Los avances en la investigación de células madre han hecho posible convertir células de piel de un paciente en células del corazón, del hígado y otras más en una placa de laboratorio (caja de Petri), proporcionando esperanzas a los investigadores de que un día tales células puedan reemplazar el trasplante de órganos para pacientes a los que les ha fallado el suyo· Pero injertar con éxito estas células en los órganos deficientes de los pacientes ha venido siendo un reto clínico importante

Ahora el equipo de Holger Willenbring, de la Universidad de California en San Francisco, Estados Unidos, ha demostrado en ratones que es posible generar nuevas células de hígado sanas dentro del propio órgano, haciendo innecesario el injerto· Más aún, lo hicieron convirtiendo las propias células que impulsan la enfermedad hepática, reduciendo por tanto el daño en el hígado y mejorando la función hepática al mismo tiempo· La técnica aprovecha una tecnología de suministro vírico de genes que ya ha sido inicialmente validada en pacientes para terapias genéticas dirigidas al hígado, lo que sugiere que podría ser fácilmente convertida en una terapia para pacientes con ciertas enfermedades hepáticas·

Parte de la razón por la que esto funciona es que el hígado es un órgano que se regenera de forma natural, así que puede acoger sin muchos problemas a nuevas células· Lo que ha fascinado al equipo de Willenbring es que las células transformadas no solo se integran funcionalmente en el tejido hepático sino que también se dividen y expanden, lo que lleva a la formación de parcelas de nuevo tejido de hígado·

Mucha gente en el mundo (más de 600·000 pacientes solo en Estados Unidos) sufre cirrosis· La única cura disponible es un trasplante de hígado, pero la escasez de donantes significa que solo unos pocos pacientes se benefician de esta terapia cada año, y que muchos fallecen·