Ejemplares   Suscripción   Educación a distancia   Sobre Revista  Contáctenos

::Revista Bioanalisis::

 

 

 




 

 Novedades  
 
25º Aniversario de ETC internacional
  Ver
 
VALOR DEL SEDIMENTO URINARIO EN EL DIAGNÓSTICO DE MALACOPLAQUIA
  Ver
 
Epidemiología, diagnóstico y tratamiento de la trombosis venosa profunda de las piernas y de la embolia pulmonar
  Ver
 
Descubren una bacteria intestinal que genera fragmentos tóxicos del gluten
  Ver

 ACCESO A USUARIOS

  Usuario
 Contraseña
 Olvidó su contraseña? Haga click aquí
 Aún no es usuario? Suscribase aquí
 Recibe la edición impresa, pero no tiene usuario y contraseña.Haga click aquí

 Ejemplares

Novedades Buscador de Notas Agenda de Curso y Congresos Bioagenda Publique su investigación Escribe el lector

 Suscripción

Edición Impresa Web ( solo fuera de Argentina)

 Educación a distancia

Cursos Centro de encuentro de profesionales
   


 Sobre Revista Bioanálisis

Staff Características de la publicación Distribución de la publicación Espacios Publicitarios Contáctenos


 

2016-03-01
Autor:
Universidad Estatal de Ohio

Engañan a células cancerosas para que absorban un falso nutriente que las mata

Unos investigadores han desarrollado una técnica para atacar células cancerosas farmacorresistentes que está inspirada en el Caballo de Troya de los antiguos griegos· El "caballo" está hecho de ADN y oculta en su interior un fármaco anticáncer·

En las pruebas de laboratorio, células de leucemia que se habían hecho resistentes al fármaco lo absorbieron y murieron cuando este estaba oculto en una cápsula hecha de ADN plegado·

Anteriormente, otros grupos de investigación han utilizado la misma técnica de empaquetado, conocida como “origami de ADN”, para frustrar la resistencia a los fármacos en tumores sólidos· Esta es la primera vez que se ha mostrado que la misma técnica funciona en células de leucemia resistentes al fármaco correspondiente·

El logro es obra de científicos de la Universidad Estatal de Ohio en la ciudad estadounidense de Columbus·

El equipo integrado, entre otros, por John Byrd, en la vertiente médica, y Carlos Castro, en la de ingeniería mecánica, ya ha empezado a probar la cápsula en ratones, y espera pasar a los ensayos con cáncer humano en el plazo de unos pocos años·

Cada cápsula mide unos 15 nanómetros de ancho y 100 nanómetros de largo, unas 100 veces más pequeñas que las células cancerosas en cuyo interior debe infiltrarse gracias a su diseño· Posee cuatro compartimientos interiores huecos y abiertos·

El equipo de Castro diseñó las cápsulas para que sean fuertes y estables, de manera que no se deshagan indebidamente y liberen la mayor parte de los fármacos con suficiente rapidez para que la célula no pueda reaccionar a tiempo y sea incapaz de expulsarlas·

Y eso es lo que vieron los investigadores con un microscopio de fluorescencia: las células atrajeron las cápsulas al interior de los orgánulos que normalmente las "digerirían" si fueran nutrientes·
Cuando las capsulas se descompusieron, los fármacos inundaron las células y provocaron su muerte· La mayoría murió en el transcurso de las primeras 15 horas después de consumir las cápsulas·